Como moscas

Publicado: marzo 31, 2012 en Formación
Etiquetas:, , ,

Anoche, vi una mosca  como chocaba con el vidrio de la ventana, e intentaba e intentaba salir pero no podia, no veía a pesar de tener 2 ojos compuestos por miles de ojos pequeños el vidrio que había delante de ellos.

Yo creo que no entendía nada de lo que pasaba, descansaba un rato y lo volvía a intentar sin resultado. Hasta que alguien le abre la ventana y puede salir.

Y esta mano no es ta lejos, es la Mano de Dios la que nos puede ayudar a pasar los problemas que nos pone la vida, o a entender porque ocurren. Solo debemos entregárselo y confiar en que Él puede  vencer este problema. Así mismo pasa con nosotros, muchas veces chocamos con dificultades en nuestra vida y no encontramos la solución.  Al igual que la mosca necesitamos de una mano mas poderosa que nos abra la ventana, que nos ayude a pasar este obstáculo, y poder volar y ser libre y  feliz. Dios puede y quiere que seamos felices, y cumplamos nuestros sueños.

Te invito a orar.

Padre Santo tu conoces mi necesidad, tu conoces mi problema, tu conoces mi pecado el cual no puedo vencer, hoy te quiero entregar mi vida, con todo lo que necesito. Por gracia tuya ayúdame a vencer mi problema o muéstrame Señor que debo hacer para superar este obstáculo. Todo te lo pido en el Nombre de Jesús, amen.

Tomar decisiones importantes en la vida, puede causar muchas dudas, hacerse la pregunta que hare este nuevo año, o a partir de este año, significa cuestionarse la estabilidad de nuestra vida, es una crisis, donde la responsabilidad de tomar la decisión  recae solo en ti. Una de las decisiones importantes por estos días es decidirse que estudiar, donde estudiar.

Para los cristianos es mucho más fácil tomar la decisión, tenemos a Dios de nuestro lado, que lo sabe todo “Así como el cielo está muy alto por encima de la tierra, así también mis caminos se elevan por encima de sus caminos y mis proyectos son muy superiores a los de ustedes.” (Isaías 55, 9). Dios pone la mirada más lejos que nosotros, conoce el futuro, porque a Él le pertenece.

Dios tiene un plan para cada uno, tenemos una misión única, personal e irrepetible, por eso no tenemos que tratar de imitar a personas y hacer todo como ellos lo hacen,  porque su misión no es la misma que la nuestra. Esto conlleva una responsabilidad enorme porque si nadie más va a hacer lo que yo debo hacer, la gran Misión de la humanidad  estará incompleta, si yo no cumplo mi parte.

La verdadera felicidad y plenitud humana es hacer la Voluntad de Dios en la vida, solo si seguimos este camino ya trazado y soñado por Dios seremos felices. Y parte muy importante es la elección de muestro oficio o profesión, Dios nos puede usar para ser de mucha bendición en nuestro trabajo diario.
Además de informarte de toda la gama de ofertas…Confía en que Dios está contigo, y  conoce todo, incluso la economía de tu hogar, las tasas de interés, las becas, créditos y todo lo que te lleve a cumplir tu misión. Ponerlo todo bajo su autoridad es el mejor ejercicio.Aprendamos a discernir la Voluntad de Dios en nuestra vida, estoy seguro que Dios pone los sueños en nuestra vida para hacer su Voluntad. Y si todavía no estás seguro, tómate un tiempo para entregarle tu decisión a Dios, y pedirle que la bendiga, y no tengas miedo, Dios sabe bendecir malas decisiones.

Oremos?

Señor tú conoces todo, sabes mis sueños más profundos, esos que quizás no le he contado a nadie. Hoy te pido que me ayudes a hacer tu Voluntad, que me des las fuerzas, dones y talentos necesarios, para cumplir mi misión, purifica mis pensamientos, allana los caminos, para que nada ni nadie pueda impedir cumplir mis sueños, que son los tuyos, ni lo económico, ni las decisiones de otros, ni mis miedo. Pongo todo bajo tu autoridad en el Nombre de Jesús. Amén.

 

Prostitución

Publicado: enero 2, 2012 en Formación
Etiquetas:, , , ,

Muchas gracias por compartir conmigo un poco de su tiempo en el 2011, ahora es otro año, y espero que sea de mucho crecimiento para cada uno de ustedes, según sea el tiempo de Dios en sus vidas. Feliz 2012.

Para seguir creciendo en una vida en el Espíritu es necesario ir dando paso a Dios en cada ámbito de nuestra vida, que Él tome autoridad de nuestra vida por completo. Y un gran obstáculo son los ídolos  que reinan en nuestra vida, y el Señor nos dice: “No te postres ante esos dioses, ni les sirvas, porque yo, Yavé, tu Dios, soy un Dios celoso. Yo pido cuentas a hijos, nietos y biznietos por la maldad de sus padres que no me quisieron.” (Éxodo 20, 5)

Son dioses, son personas, circunstancias, muchas veces sueños, cosas materiales, la profesión o carrera que estudiamos, etc. decenas de “cosas” que ocupan el lugar de Dios en nuestra vida, son prioridad para nosotros y las ponemos por delante de Dios. Y siempre si están en esa posición no nos llevan a cumplir la voluntad de Dios. Y son tan peligrosas que el Señor se refiere así: “¿Cómo es posible? Se ha prostituido Sion, la ciudad fiel.” (Isaías 1, 21a)

Nosotros cuando nos relacionamos con estos ídolos, estamos “poniéndole el gorro” a Dios, compartiendo nuestro cuerpo y alma, con estos dioses a cambio de bienes, posiciones que no son parte de Dios. Nos dejamos corromper por estos dioses, haciendo lo que ellos quieren… convirtiéndonos en promiscuos, dejando que cualquiera ocupe el lugar de nuestro único Señor en nuestra vida.

Dejémonos purificar por el Espíritu Santo, para que estas cosas ocupen el lugar que les corresponde en nuestra vida, y que no sean ídolos, ni señores, que sean aspectos secundarios, que sirvan para cumplir nuestra misión divina, así nuestra profesión, carrera, sueños sean limpiados y usados por Dios para nuestro bien, y no que estas cosas ocupen el lugar de Dios.

Que el Señor, con la fuerza y gracia del Espíritu Santo valla destruyendo los tronos de nuestros ídolos, que nos limpie y purifique de toda prostitución e idolatría, que seamos incorruptibles y fieles, en nuestra vida por la Sangre  y en el nombre de Jesús. Amén.

He hablado bastante del pecado (en las entradas anteriores) y como este nos aleja de Dios, no porque Dios se aleje, sino que porque nosotros nos sentimos indignos de su perdón, con  sentimientos de culpa, que solo hace que nos sintamos más mal.

Pero eso que nos aleja, Dios lo utiliza para acercarse y mostrarnos su Amor Eterno.

Y esto se da en su máxima plenitud, sellado con su Espíritu Santo, en un Sacramento, la Reconciliación. Jesús nos dejo esto maravilloso, Él por medio de los herederos de los Apóstoles, los Sacerdotes nos perdona los pecados.  Después de la Resurrección estaban reunidos los apóstoles – con las puertas cerradas por miedo a los judíos – se les aparece Jesús y les dice: “La paz con vosotros. Como el Padre me envío, también yo los envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid al Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedaran perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”. (Jn. 20, 21-23). No es un hombre, sino Dios mismo actuando en esa persona por medio del Espíritu Santo.

En este Sacramento, Dios actúa de forma plena, y perdona todos tus pecados, previa confesión de ellos, es más, Dios se olvida de  ellos y tu quedas con la cuenta en cero, pero es mucho más que una lavadora, donde vamos y nos “lavamos”. Si es así nos estaríamos centrando en nuestros pecados y no en Dios, el Sacramento se llama Reconciliación y no confesión, se centra en Dios, es un encuentro con Dios, con su Misericordia y Amor, con todo lo que Él es.

La próxima vez que te confieses, créelo que es así, centra tu vida en Dios, y no en tus pecados, ten la plena fe en que es Dios, el que está en frente tuyo, y que ningún pecado es más grande que su Amor y sus  ganas de reconciliarse contigo, así como al Hijo Prodigo, esperándote para tomarte en sus brazos.

El Hijo prodigo volvió arrepentido, este acto es el pase de entrada al corazón de Dios. El arrepentimiento no es un sentimiento, no es algo superficial, sino una  decisión de tu voluntad, no esperes a “sentirte” arrepentido de algo, si sabes que está mal, toma la decisión y vuélvete a Dios. Esto es muy distinto al la culpa, al sentimiento de la culpa. La culpa es cuando nuestro orgullo se hiere porque pecamos, porque nos sentimos tan buenos y fuertes, que al pecar, fallamos y nuestra imagen de hombre perfecto, es derribada.

El arrepentimiento se centra en Dios, mientras que la culpa en nosotros.

Pidamos la Gracia de Dios, para creer en su Amor, creer en la Reconciliación, y que nos de la fuerza de voluntad para acudir al Sacramento, que ni la vergüenza, ni la culpa, ni nada nos impida sentir su Amor y perdón. Que nos dé un arrepentimiento verdadero, todo te lo pedimos en el nombre de Jesús y por intercesión de María. Amén.

“Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo.”                                                                           Mateo 18, 18.

Mirando nuestras raices

Publicado: diciembre 11, 2011 en Formación
Etiquetas:, , ,

Siguiendo con la línea de las dos entradas anteriores, ¿Quién dijo que ser pecador es malo? … es bkn y vivir como hijos del Rey, les comparto algo nuevo, complementario, y ya para finalizar este tema del pecado, (creo yo que los tengo aburrido, pero tengo que decirlo, así que tratare de hacerlo más corto).

Les propuse dos hechos que son factores para pecar, que es el hecho de lo limitados que somos, y lo necesitados de Dios que somos.

Y como tercer punto, a mi entender, de lo que yo he vivido y  leído, (los invito a ustedes que lo descubran en su vida, y busquen otras, o otra manera de esquematizar esto) es el que en nuestra alma han quedado huellas de ciertas situaciones que han hecho un punto de inflexión y han cambiado nuestra libertad,afectado nuestra “misión divina”, a las cuales les llamamos raíces, como en un árbol si las raíces están enfermas, difícilmente los frutos que ve serán buenos. Así en nosotros los frutos que damos muchas veces no son los mejores, y son los pecados, y debes saber que todo pecado tiene una raíz, el pecado en si solo es una consecuencia de algo, que paso en tu vida, desde tu concepción, hechos, palabras, pensamientos, etc., han afectado tu desarrollo pleno, y desde luego situaciones que no son conscientes, como ejemplo en el niño no deseado por sus padres, o  la falta de imagen paterna durante la niñez , causan heridas en el alma, y son las raíces de los pecados que ahora cometemos.

Dios puede y quiere sanar estas heridas en ti, Dios puede viajar a tu pasado, porque es el dueño del  tiempo, y tocar, restaurar ese hecho olvidado  en tu vida, y mostrarte esa situación, pasándola del inconsciente al consciente, para que nosotros hagamos un trabajo de perdón. No se trata de hacer una introspección con  la fuerza mental, sino  pedir la Gracia  y dejarse trabajar por  nuestro Salvador Jesucristo, para que Él sane y libere nuestra alma de estas heridas.

Si tú tienes un pecado que no puedes vencer y te sientes atado, haz este trabajo, con mucha oración, de pedirle a Dios que te muestre estas situaciones, no es un juego, es fuerte darse cuenta de lo necesitados de amor que  somos… del Amor de Dios.

Confía en que Dios quiere lo mejor para ti, y quiere que seamos verdaderamente libres, y que nuestra vida, tenga la vida que solo Él

puede dar, el no quiere hijos oprimidos, ni tristes, te quiere feliz.

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción.
Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres,
a anunciar la liberación a los cautivos
y la vista a los ciegos,
a dar la libertad a los oprimidos
 y proclamar un año de gracia del Señor.           Lucas 4, 18 -19
Hoy te pedimos Padre, que mires nuestra alma, tu sabes realmente como esta, mira nuestras opresiones, ataduras y heridas y te pedimos por la Sangre de Jesús, que nos sanes y liberes, que podamos vivir una vida, como la que tu quieres para nosotros. Muéstranos Jesús según sea nuestro tiempo, las heridas de nuestra vida, y por tu gracia restáuralas, Tú que eres el dueño de mi pasado, Espíritu Santo séllanos con tu poder. Amén

 

Somos pecadores y no es malo serlo, es una condición humana, ( ¿Quien dijo que se pecador es malo… es bkn?)pero entonces ¿por qué Dios no nos dejo así solamente? ¿Por qué envió a Jesús, como Salvador?

Porque el pecado  le hace mal al hombre, nos encadena, nos ata, nos aprisiona, nos daña. Cuando Dios nos soñó, al principio de los tiempos, fuimos creados semejantes a Él, pero caímos en  la tentación del Demonio, nos rebelamos como creación, queriendo ser iguales a Dios…

Dios siempre quiere lo mejor para nosotros. Entonces aplicó el “plan B” que fue hacernos de nuevo por Gracia de Jesús, con la Sangre de Jesús fuimos hechos nuevos, lavados y restaurados,  fuimos hechos Hijos del Rey,  donde el pecado ya no tiene poder sobre nosotros.

Pero si Jesús nos salvo y nos libero plenamente,  ¿porque seguimos cometiendo pecados?

1.- Porque somos incapaces de hacer el bien, por nosotros mismos, entonces mientras creamos que con nuestras propias fuerzas podemos no pecar, seguiremos pecando… tenemos que reconocernos necesitado de la Fuerza de Dios para cada uno de nuestros pecados, tenemos que  rendir todas las cosas al REY, si tu tienes un pecado del cual no puedes escapar, reconoce que no quieres escapar, reconoce que te gusta hacerlo, y dile a Dios que necesitas su Gracia para querer hacer su Voluntad, porque ni siquiera solos podemos desear hacer el Bien.

2.- Porque somos limitados, nosotros no podemos hacer todo de una vez,  no podemos decirle a Dios, “ Dios salva y restaura todos los aspectos de mi vida que el pecado ha dañado” y Dios lo hará de un momento a otro, no porque Él no pueda, sino porque  nosotros no podemos. No somos capaces de revelarnos totalmente  a Dios, como lo hizo Lucifer, ni hacer toda su Voluntad de un instante a otro, como lo hacen los ángeles. Nuestro proceso de conversión es lento.

Pero no nos podemos rendir ante el pecado, recuerda somos Hijos de Rey, por medio de Jesús, y un hijo del Rey no se rinde ante la adversidad, porque tiene un Rey Todopoderoso, que lucha por el.

No nos podemos quedar como si nada, si descubrimos que en algo estamos pecando, no pongamos como escusa el que soy pecador. No porque Dios lucha por ti, solo tienes que pedírselo y esperar a ver la Obra Salvadora de Jesús en tu vida.  

“Sabemos que el que ha nacido de Dios no peca, pues lo protege lo que en él ha nacido de Dios, y el Maligno no puede tocarlo. Sabemos que somos de Dios, mientras el mundo entero está bajo el poder del Maligno.  Sabemos también que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado inteligencia para que conozcamos al que es Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo; ahí tienen el Dios verdadero y la Vida eterna.” ( 1 Juan 5, 18-20)

Dios, hoy te quiero reconocer como Rey de mi vida, y te quiero rendir la situación de pecado que estoy pasando ahora, reconozco que yo no puedo solo, ni siquiera  quiero dejar de hacerlo, pero hoy te entrego mi voluntad, mis fuerzas y mi corazón porque son limitados y pobres. Para que solo por tu Gracia tu venzas el pecado que hay en mi, solo tu eres capaz Señor, por que tuya es la Gloria. Todo te lo pido en nombre de Jesús y por intercesión de María, Amen.

Desde que comencé en los caminos de Dios, en respuesta al Amos de Dios he buscado no cometer pecados, pero me es imposible, “pues no hago el bien que quiero, sino el mal que aborrezco” (Rom 7, 19). Entonces me he sentido indigno del Amor de Dios y no merecedor de tal regalo, por lo tanto he buscado no ser pecador.

Pero descubrí que esto está mal, porque me estoy negando a mí mismo, si Dios me eligió para ser su hijo y darme su Amor no soy quien para decirle que no.

La falla humana es estructural, es esencial, no puedo no pecar. Lo que me define es mi incapacidad de cumplir en todo la voluntad de Dios. No puedo aunque quisiera. Necesito de la fuerza de Dios para desear hacer su voluntad.  La precariedad esta no solo en hacer cosas malas, sino en la incapacidad para hacer el bien absolutamente.

Entonces nos tenemos que reconocer pecadores, reconocernos necesitados de la gracia de Dios para querer hacer su Voluntad, solos no podemos, no podemos ser dioses.

Si tú aceptaste a Jesús como Salvador, ya ganaste la vida eterna.

A veces nos esforzamos tanto por no pecar que ponemos en al centro el pecado en nuestra vida, y dejamos de lado a nuestro Señor Jesús.

La persona santa no es quien no peca, sino el que sigue a Jesús, el que busca parecerse al único y verdaderamente Santo.
Ser pecador no es malo, ser limitados no es el problema, sino el no aceptarlo, buscamos y necesitamos el Bien, que es el mismo Dios para ser plenamente felices. La única manera de ser santo es pasando más rato con Jesús, para que el con su gracia haga la obra.

 

Señor, solo tu sabes por que me creaste, y te doy las gracias por hacerlo. Hoy me quiero declarar necesitado ante ti, y decirte que solo tu Gracia me basta para ser como tu quieres que sea. Gracias Jesús por salvarme y capacitarme para ser hijo de Dios, te pido Espíritu Santo que tu me guíes y enseñes a hacer la Voluntad del Padre, que es la única buena y agradable. Todo esto te lo pido en el Nombre de Jesús y por intercesión de María Santísima. Amen.

 

 

Jesús, que es Dios, bajo del cielo, para vivir una vida como humano, como la tuya y la mía, se hizo como un pecador, no siendo, se identifico con el pecado, sin nunca cometerlo. Y un día hace 2000 años, que mas tarde seria conocido como Viernes Santo, voluntariamente se entrego a la muerte, en un madero, colgado, donde con su propia Sangre pago nuestra culpa. Al tercer día Dios lo resucito, venció a la muerte y hoy está vivo!!!. Pero el Pecado, tu pecado esta muerto en la cruz.

Y por la gracia de Jesús, a nosotros también nos resucito, nos hizo nuevas creaturas, con nueva vida, donde el pecado ya no tiene poder sobre nosotros!!!

Porque Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.                      Juan  3, 16                                                                                                                                                                         

 Entonces lo único que tienes que hacer creer que Jesús es tu Salvador!!!

Porque él nos dice en la Escritura: En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí. Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación.                                                                                                         2 Corintios 6, 2

Hoy es el día, no es mañana, ni pasado, ni algún día, es hoy. Tú puedes recibir a Jesús en tu vida, aceptarlo como tu Salvador personal. Entregarle toda tu vida, todo ámbito, toda situación, para que Él sea tu Señor, tu rey, quien gobierne tu vida, quien la conduzca, y proteja. Y creer que Él es tu Mesías, el que está lleno de Espíritu Santo, y además te puede llenar a ti. No importa en qué situación te encuentres.

Te invito si aun no lo has hecho, y si ya lo hiciste, que renueves tu fe.

Esta no es una oración mas, esta oración cambiara tu vida. Y por eso te pido que lo hagas en voz alta, para que te escuches.

Dios te pido perdón por todos mis pecados (pídele perdón a Dios por tus pecados) Yo (pon tu nombre) renuncio a Satanás, a todas sus obras y seducciones. Yo (pon tu nombre) acepto a Jesús como mi único Señor, y proclamo a Jesús como mi Salvador personal de mi vida pasada, presente y futura. Y te acepto como mi Mesías, y te pido que me llenes de tu Espíritu Santo, ven Espíritu y llena mi vida. Gracias Señor. Amén.

 Bienvenido, eres nueva criatura en Cristo, y hoy comienza la vida eterna para ti. Créelo!!!

                                     ¡Yavé, tu Dios, está en medio de ti, el héroe que te salva! 

                                                                                                                         Sofonías 3, 17

Me han molestado por esta foto, pero les  explicare la situación…

Yo estaba en un retiro, en la V región a orillas del mar, por lo tanto no andaba preparado para bañarme, pero hacía mucho calor y el agua se veía muy rica, entonces decidí subirme un poco el pantalón y “mojarme las patitas”, me entretuve bastante en esto, y cada vez me colocaba más cerca del agua, y las olas me mojaban un poco más arriba, hasta que en un descuido me moje más de lo que yo quería….

Así muchas veces nos gusta “jugar” al límite de lo permitido, y no nos damos ni cuenta cuando estamos metidos hasta las orejas en el pecado, empezamos de a poco a relacionarnos con el mal, hasta que hacemos cosas que no queríamos o que no están dentro de nuestros valores y creencias.

Muchas veces conocemos cuales son “nuestros puntos débiles”, en que Satanás nos tienta, y nosotros nos hacemos los tontos, y creemos que no va a pasar nada que no queramos, y terminamos mojados enteros.

Aprendamos a darnos cuenta  y conocernos que situaciones nos llevan a pecar, cuáles son nuestras tentaciones, y con la Gracia de Jesús, ser radicales en nuestra conversión, en respuesta al Amor de Dios.

Y san Pedro nos dice: “Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar.” 

                                                                                                                                   (1 Pedro  5, 8 )

Estemos alerta a nuestras debilidades!!!! Y seamos radicales en nuestra decisión de seguir a Cristo.

En la Biblia el mal es representado por el mar.

así que yo mejor arranco del mal!!!!!! 

Señor te entrego todas mis situaciones en mi vida de tentación y te pido que tú me fortalezcas en la prueba, que me hagas valiente, para decidirme a no pecar mas, por amor a ti. y también  que tu Espíritu Santo me abra los ojos espirituales para ver mis debilidades que no conozco. Todo te lo pido por gracia en el nombre de Jesús y por intercesión de María.Amén.

 

Utilizando la analogía que hace en su post ( Esta cuchara no es mía) mi hermano Sebastián Campos que de forma tan sencilla y brillante nos expone lo que hemos recibido o “pegado” de otras personas y/o  del mismo Dios por tanto estar en contacto con ellos. Yo quisiera hablar del otro ámbito de este intercambio de “características” que se da, y es de la influencia positiva o negativa que podemos ser para otras personas.

Nuestro hermano explica cómo hemos recibido de otras personas cosas tanto positivas y negativas que asimilamos como nuestras, y las utilizamos a diario en nuestra vida, como palabras, gestos, formas de hablar, chistes, gustos, etc. En definitiva nos empezamos a parecer a esa persona. Y si somos capaces de recibir estas características, también somos capaces de entregar cosas, somos capaces de influenciar a las personas de nuestro alrededor, con nuestras manera de ser, de vestir, de pensar, etc., etc., etc., tanto para bendición o maldición…

Cuando escuche a un sacerdote decir, “siempre somos  de bendición o maldición para el hermano  en cada situación de la vida”, me di cuenta que siempre hay dos opciones con nuestras actitudes, acciones, gestos, o palabras en alguna circunstancia del día, ser de bendición o maldición, y lamentablemente no hay puntos medios. Es fuerte darse cuenta de eso, al menos para mí lo fue, porque es una responsabilidad muy grande la que tenemos, sobre todo si nos decimos cristianos, el afectar positivamente con nuestras acciones a una persona puede ser un gran testimonio de Cristo, pero si es todo lo contrario somos anti testimonio de Jesús.

Por eso san Pablo le dice a Timoteo “Que nadie menosprecie tu juventud: por el contrario, trata de ser un modelo para los que creen, en la conversación, en la conducta, en el amor, en la fe, en la pureza de vida.  (1 Timoteo 4,12)”

 

 

Se las dejo no para que se preocupen, sino para que se ocupen, y la única manera de hacerlo, es entregándoselo al Señor…  empecemos?

Señor, te pido perdón por todas las veces que no he sido de bendición para mis hermanos, con mis actitudes, gestos, palabras, formas de vestir o de actuar, y te pido  que tu transformes esas cosas en mi vida para Gloria tuya. Te entrego mi vida, para que tú la sigas modelando a tu manera, y yo ser un reflejo de tu amor y misericordia en el mundo, todo te lo pido por gracia de tu hijo Jesús, en su Nombre bendito y por la intercesión de María Santísima. Amén.